Cachorros: ¿Cómo debemos socializarlos?


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
como se debe educar a un cachorro.

Sabemos que la época de cachorros de los perros es un momento crucial para su futuro desarrollo. También lo es desde el punto de vista de la socialización, esta etapa en la que son demasiado pequeños pero en los que ya pueden quedar asimilados algunas conductas en cuanto a la relación con otros perros y personas.

Por tanto es fundamental y muy importante cuidar la fase de socialización de un cachorro. Y no olvidar que este momento no debería empezar nunca antes de los dos meses, momento en el cual el perro no debe separarse de su madre y hermanos, puesto que los lazos familiares son esenciales para que puedan desarrollar habilidades sociales y evitar conductas en el futuro como la agresividad o convertirse en perros miedosos.

Esta primera etapa del crecimiento tras el nacimiento es crítica y se hace necesario tener en… Haga clic para Tweet

La primera etapa de crecimiento del cachorro

Y como indicamos, esta primera etapa del crecimiento tras el nacimiento es crítica y se hace necesario tener en cuanta algunas pautas que ayudarán a la mejorar la conducta del perro para el resto de su vida. Todos queremos que nuestro pequeño cachorro se convierta en una buena compañía, y que pueda convivir con más personas y otros perros en el día a día. Además, si no llevamos a cabo una socialización del cachorro, cuando crezca será más complicado de adiestrar y necesitará una educación más severa.

¿Qué debemos hacer para socializar a un cachorro?

Hay que tener muy en cuenta la edad, ya que debe iniciarse este periodo antes de los tres meses, unas 12 semanas. Podemos tener en cuenta algunos consejos que nos puede ayudar y que no resultarán especialmente complicados si nos queremos encargar de esta tarea, por otra parte muy gratificante para todo propietario de perro:

  • Deja que el cachorro juegue con otros cachorros y perros jóvenes (que sean sociables), pero procura que sean saludables, que estén vacunados, ya que es un momento propenso a contagios de enfermedades. Así lograremos que aprenda comportamientos habituales. Y no descartemos otros animales como gatos amistosos, o también perros adultos bien adiestrados.
  • Permita que el perro sea acariciado por las demás personas: familiares, amigos, niños, ancianos. Así se acostumbrará al contacto cotidiano y lo asimilará como una costumbre positiva. Eso sí, que siempre esté supervisado por nosotros y se haga de forma suave, sin brusquedades.
  • En la etapa de cachorros, además de ser tremendamente juguetones, también son muy curiosos: potenciemos su curiosidad mostrando nuevos ruidos, objetos, luces con los que interactúe y así vaya acostumbrándose a lo desconocido cada día.
  • Es buen momento también para acostumbrarlos al contacto con la boca, ideal para iniciarlos con cuidado, paciencia y constancia a la higiene oral, al cepillado dental que será una práctica habitual cuando crezcan. Del mismo modo, es importante que se acostumbren a otros hábitos de higiene, a las rutinas de aseo de las patas, incluso a examinarles orejas, uñas, etc. Eso nos permitirá que se vayan acostumbrando a la exploración del veterinario y lo asimilen como algo normal que no les asuste.
  • Cuando ya tenga todas sus vacunas y podamos pasearlo por la calle, es buen momento para llevar lo por lugares concurridos, parques, lugares de juegos de perros,… pero con precaución y supervisión constante. Así se irán acostumbrando a un contacto con el entorno cada vez más amplio. También es útil llevarlos en algún traslado en coche, deben acostumbrarse a ello, si queremos que en el futuro viajar con ellos sea algo normal y no presente dificultades.
  • Enséñale sus cosas, haz que huela su collar, sus juguetes, su correa, su manta. De esta forma le damos confianza y hace que se sienta bien con ellas.

perro y gato

¿Qué debemos evitar?

  • No es aconsejable sacar a pasear a nuestro cachorro a la calle si aún no ha completado todas las vacunaciones, ni incitarlo de forma forzada a acercarse a otros perros que no conocemos.
  • Cuando realicemos alguno de los consejos comentados si vemos que se atemoriza o le causa malestar, no le forcemos. Debemos ir poco a poco, siendo cautos y dejando que asuma estos hábitos a su propio ritmo. Si le forzamos, tendrá una experiencia negativa y puede causarle traumas. Como indicamos, es una etapa crucial donde asimilar la socialización.
  • Recordemos que son cachorros y no queramos que aprendan muchas cosas todavía. Debemos ir despacio y dedicándole no demasiado tiempo, ya que se cansan enseguida. Mejor que les sirva de estímulo jugar con otros perros unos minutos, pasearlo en el coche muy poco tiempo o incluso estando detenidos, para que se acostumbre al entorno.
  • No dejar de ser constante. Sin presionarle, dejando que vaya a su ritmo, pero sin abandonar cada día esta dedicación a la socialización.

perros jugando

En conclusión, la socialización del cachorro resulta fundamental para que se acostumbre a su día a día en la vida con nosotros, para que tengamos un perro miedoso, agresivo u otras conductas antisociales. Así, lograremos tener un perro equilibrado, en el que confiamos y será un animal seguro de sí mismo.

2 Comentarios

  1. Saúl
    • escosadeperros.com

Responder a Saúl Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *