¿Se pueden reducir los gastos de mantenimiento del perro?


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
perro en el veterinario

No corren buenos tiempos y parece que cada vez es más difícil llegar a fin de mes. Hay que apretarse el cinturón y las familias tienen que hacer un gran esfuerzo del que no escapan las mascotas. Sin embargo, hay cosas en las que no podemos escatimar.

Reestructurar la economía familiar no es fácil y, por supuesto, nuestro perro no puede ser el principal perjudicado. Los gastos se acumulan y el dinero no llega pero es importante tener claro que no debemos cambiar su alimentación ni reducir su atención higiénico-sanitaria pues eso sólo nos acarrearía problemas y, a la larga, más gastos.

El primer impulso que suelen tener los propietarios es buscar una comida más barata para el perro. Quizá cambiando a una marca más económica o, incluso, a los piensos que se venden a granel en grandes superficies. Pero esta es una solución a corto plazo. Además de que el animal estará peor alimentado, pronto veremos que tenemos que darle una ración mucho mayor, pues la concentración de nutrientes en este tipo de piensos es altamente inferior que en los de gama alta. Así, si hacemos cuentas, el ahorro de inicio se ha transformado en un gasto mucho mayor.

galletas de huesosDonde sí podemos ahorrar es en los premios. Aunque nuestro amigo adore esas galletas en forma de hueso, no rechazará un trozo de pan duro que venga de la mano de su amo y que, además, le ayudará a limpiarse los dientes.

Gastos sanitarios y seguros para el perro

Otro de los grandes gastos que no podemos obviar es el que ocasionan las visitas al veterinario. Vacunas, desparasitaciones, revisiones, problemas puntuales… todo engorda la cuenta. Sin embargo, negociar una iguala hará que podamos ahorrar. Esto significa que pagaremos una cantidad fija por una serie de servicios que negociaremos con el veterinario. Una vez establecidos, hay que aprovechar para realizar revisiones periódicas y evitar así que un pequeño problema se convierta en una dolencia grave. Pero, ojo, las operaciones y los medicamentos no suelen estar incluidos en la iguala.

Otra opción es recurrir a un seguro sanitario pues, desde el año 2005, existen en España pólizas médicas para mascotas que son muy parecidas a las de los humanos e incluyen asistencia, análisis, operaciones, pruebas diagnósticas…

Y, con respecto a los seguros, aunque no sea obligatorio salvo en el caso de las razas consideradas potencialmente peligrosas, muchos propietarios disponen de un seguro de responsabilidad civil que cubre los daños que puedan ocasionar sus mascotas. Posiblemente, muchos se hayan planteado anularlo o reducir sus coberturas.

Sin embargo, la solución puede encontrarse en el seguro del hogar. Muchos incluyen a los animales domésticos y, si el nuestro no lo hace, para agregarlo a la póliza bastará con llamar a la compañía. Esta operación suele ser gratuita. Si no es así, antes de quedarnos sin seguro, podemos comparar precios y coberturas de las distintas empresas sin olvidar analizar ciertas condiciones como las que tengan que ver con franquicias, límites de cantidad o exclusión de riesgos.

En el caso de las razas consideradas potencialmente peligrosas, la ley nos obliga a contratar un seguro cuya cobertura de responsabilidad civil debe alcanzar los 120.000 euros.

Higiene y ocio del perro

Evidentemente, es posible bañar al perro en casa pero, dependiendo de la raza y del tipo de pelo, puede que sea necesario acudir a un profesional que se ocupe de su arreglo. Normalmente, con dos visitas al año es suficiente siempre y cuando nos ocupemos en casa de su mantenimiento. Es muy importante que el perro esté limpio no sólo por su salud sino también por la de quienes le rodean.

perro bañandose

En cuanto a los accesorios, debemos procurarle una camita. Si no queremos comprarla a pesar de que existen multitud de modelos y precios, podemos fabricar una nosotros mismos con gomaespuma y tela; será algo divertido y, además, tendrá el diseño que más nos guste.

También necesitará algún juguete con el que entretenerse mientras no está su amo. Podemos tener dos o tres e irlos alternando para que no se aburra de ellos. Una pelota, un hueso o un muñeco de goma pero, realmente, lo que más le gusta es jugar con su dueño. Completaremos su ajuar con una correa y un collar para sus paseos.

Las cuentas están claras: no podemos tocar ni su alimentación ni su atención sanitaria pero es posible ahorrar en ciertos aspectos que no afectarán a la calidad de vida del perro y que él ni notará.

7 Comentarios

  1. Jesus Leon
    • Delgado
  2. Pati
  3. Jose Guerrero
    • Anele64
  4. Eva
  5. Pati

Déjanos una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *