“Hay cosas que se aprecian en un Malamute y que no aparecerán en un perro de pastor”, entrevista a Irene Pérez de Proyecto Nórdico


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
alaska malamute raza

En Es cosa de perros nos hemos propuesto disfrutar al máximo del invierno y de la nieve con nuestros mejores compañeros. Durante estos días os hemos hablado de algunas razas de perro nórdicas que no sólo aguantan bien el frío, sino que su procedencia y origen se basa en lugares extremadamente fríos que les han hecho adquirir una serie de cualidades que los hacen más especiales aún. Así que os hemos comentado cosas sobre el Husky Siberiano, el Samoyedo y el Alaskan Malamute, siendo éste último en el que nos vamos a centrar hoy.

Hemos entrevistado a Irene Pérez, una de las personas responsables que hay tras Proyecto Nórdico, que nos ha aportado una visión personal sobre los Alaskan Malamutes, cómo es la conviviencia con ellos, los aspectos más importantes a tener en cuenta antes de adquirir un Malamute y todo lo que podemos hacer a nivel de actividades con ellos.

¿Qué es Proyecto Nórdico y qué vinculación tiene con los Malamutes?

Proyecto Nórdico es un sitio web que nace en el año 2000, y su intención es ayudar a los numerosos perros de razas nórdicas que están alojados en albergues y perreras municipales por todo el país. La idea inicial es crear un amplio listado donde los interesados en adoptar un perro nórdico puedan conocer animales de diversas características, y elegir al que mejor se adapte a sus necesidades. Es un modo de promoción y comunicación entre los albergues y particulares que tienen nórdicos en adopción y las personas que desean adoptarlos.

alaska malamute

Con el tiempo, a este proyecto se suman numerosos voluntarios anónimos a lo largo de todo el territorio nacional, que hacen su aportación en la medida de sus posibilidades, ofreciendo su casa como acogida, visitando hogares de futuros adoptantes para verificar su idoneidad, accediendo a perreras municipales de todo el país para obtener datos y fotos de los nórdicos que allí se alojan, para así difundirlos y tratar de salvarles la vida, dando a conocer nuestra labor en distintos ámbitos, notificándonos adopciones de perros que figuran en el listado, para mantener lo más actualizada posible la bolsa de adopciones, y un sinfín de pequeñas ayudas que resultan imprescindibles para conseguir lo mejor para estos perros. Cualquiera puede poner su granito de arena en esta labor.

Adopción de Alaska Mallamute

En la actualidad, tenemos listados más de un centenar de perros nórdicos y sus cruces, con un amplio abanico de edades, y lamentablemente no están todos los que son, ya que probablemente sean miles: prácticamente todas las perreras y protectoras del país tienen varios nórdicos en sus instalaciones. Los Malamutes (y sus cruces) forman una parte menor de este listado, ya que por su bajo censo, afortunadamente, el número de abandonos es mucho menor que por ejemplo en el caso de los Huskies, cuyo censo en los años noventa fue muy elevado porque se “pusieron de moda”.

¿Qué aspectos importantes destacarías personalmente a la hora de tener un Malamute?

alaska malamute

Una de las labores principales de Proyecto Nórdico es precisamente tratar de comunicar a todo el que desee tener un nórdico las peculiaridades raciales de estos perros, que en general se parecen poco a lo que en Occidente entendemos por “perro”, y sus necesidades. El desconocer estos hechos suele desembocar en perros problemáticos que con frecuencia acaban, en el mejor de los casos, arrinconados, y en el peor, sacrificados o abandonados a su suerte.

El Malamute destaca por ser un perro activo y corpulento, con una gran vitalidad y curiosidad por su entorno. Inteligente y un poco payaso, es una raza social que requiere de compañía (especialmente humana) para estar a gusto. Por ello, aún cuando su complexión física le permite vivir a la intemperie, no es adecuado para mantenerlo aislado en exterior, y menos aun en solitario en una finca, ya que la soledad le llevará a realizar comportamientos extraños o a ser un perro desequilibrado.

Como es un Alaska en caracter y convivencia

Es un animal limpio y silencioso (no son ladradores ni avisadores, aunque no es raro que aullen, especialmente en respuesta a sirenas, por ejemplo, pero no tiene aptitudes de perro guardian), con un manto espeso que requiere cepillado frecuente, y un estómago un poco delicado que exige una dieta de calidad, pero por lo demás es un animal robusto. Sociable con desconocidos, no guarda ni defiende propiedades.

Tampoco es adecuado para cuidar ganado, al que con frecuencia ataca (y puede matar), ya que presenta un desarrollado instinto de caza que debemos controlar firmemente si no queremos tener problemas. Hay que ser muy precavidos si deseamos que conviva con gatos, ya que si no se educa adecuadamente podría considerarlos presas. Y es preferible no intentar la convivencia con otras especies que no sean humanos o perros.

El Malamute es un perro adecuado para gente activa y deportista, especialmente aficionada a los deportes de invierno o que prefieran el frio al calor, que no tolera muy bien aunque no lo pasa tan mal como la gente cree. Cualquier raza de pelo corto y chata tiene muchos más problemas con este aspecto. Gente que disponga de varias horas al día para dedicarle a su perro (necesita ejercicio diario, no sólo los fines de semana). Que no le incomode el hecho de encontrar pelo por todas partes, y también, gente con cierta disponibilidad económica, porque es una raza grande por el tema de la dieta.

Es adecuado para gente que pueda (y quiera) viajar con su perro: en tren, avión, coche… que desee integrarlo en su familia y en su vida diaria. Una persona curiosa y aficionada a la montaña y la naturaleza, encontrará un compañero enérgico y siempre dispuesto en un Malamute. Y sin olvidar, aunque esto sería válido para casi cualquier raza, que no debe dejar a su perro muchas horas solo.

¿Qué es lo que más te gusta de los Alaskan Malamute?

Lo más positivo de esta raza, es algo muy ligado a la personalidad de cada cual. Hay cosas que se aprecian en un Malamute y que no aparecerán en un perro de pastor, por ejemplo. Cosas que pueden gustar mucho a unos y ser algo detestable en un perro para otros. De ahí la importancia de informarse antes de tener uno, para luego no verse defraudado al haber elegido un perro “porque es bonito”, cualidad que es innegable en estos perros. Son un regalo para la vista. Pero hay que profundizar más.

Son independientes, lo cual no implica que puedan estar solos a todas horas, sino que toman decisiones por sí mismos, eso supone un reto para el propietario, que debe convencer (nunca obligar) a su perro de que las decisiones que el dueño toma son las adecuadas. Es la base de una buena obediencia en esta raza. A mí me gustan los retos, así que esta faceta me atrae. No es un animal que vaya siempre pegado a tus talones.

Es muy curioso, vital, y estas cualidades son contagiosas. Es destacable su gran expresividad corporal, siempre parece estar comunicando algo. También me gusta su fortaleza, su resistencia al frío, su gran adaptación al hielo y la nieve, y la soltura con la que se desenvuelve en la montaña. Un buen sentido de la orientación y una memoria prodigiosa a la hora de recordar caminos incluso años después de no pisarlos, le convierten en un gran compañero de excursiones. También son incansables (en apariencia… ya que en realidad después de unas cuantas horas en las que parece que seguirían caminando días, si llegamos a nuestro destino, es capaz de pasarse mucho tiempo descansando).

Me gustan los perros con disposición para la aventura, y que no se achantan con facilidad si las cosas se ponen complicadas, tienen coraje. También son frugales comiendo (en proporción a su tamaño), y cuando hace frío, casi ni beben, lo que permite no tener que acarrear suministros solo para el perro. Otro rasgo peculiar es su rápida maduración mental, y su escaso infantilismo cuando son adultos. Son una raza con un bajo grado de neotenia, cualidad que precisamente dificulta el manejo (que por eso es un reto) pero que es vital para la supervivencia en climas polares.

Si queremos un perro “asentado”, que no esté constantemente reclamando atenciones y juego, el Malamute es una opción interesante. Son serios y formales, y nada serviles. Destacar también cualidades menores pero que están ahí: El pelo se mantiene limpio casi sin esfuerzo, no desprenden olor corporal (excepto cuando se mojan), son silenciosos en casa, y si se ejercitan bien, tranquilos e incluso “vagos”.

¿Qué es lo que menos te gusta de la raza?

Una obviedad: Sueltan mucho pelo. Llegas a acostumbrarte, pero viviendo con uno encuentras pelos en sitios inverosímiles. Otra cualidad detestable y que no creo que a ningún dueño le guste, es su exagerado instinto de caza. Creo que lo que más le gusta a un Malamute es cazar. Habrá excepciones, por supuesto, ser de una raza concreta no significa que se hayan hecho con un molde. Pero por norma general, casi todos cazan, todo lo que se mueva, desde moscas hasta terneros.

Y si hay más de un perro, pueden atreverse con ganado de gran porte. Por supuesto, en montaña, les valen los corzos, ciervos, jabalíes… a los que ventean y tratan de seguir el rastro, por fortuna con poca habilidad, echando por tierra casi siempre la llamada. Es un motivo habitual de fuga y desobediencia. Esto implica, por el bien de todos, que deben ir atados en lugares donde pueda haber ganado. Además, los castigos no corregirán el problema, sólo alejarán al perro de nosotros, retrasando el que recuperemos el control, y con precaución en zonas donde abunde la fauna silvestre a la que por fortuna no cazan porque corre demasiado, pero lo intentan.

Elevado grado de dominancia hacia otros perros

Comentar también que, posiblemente por una selección poco afortunada en los shows de belleza, existen muchos ejemplares (sobre todo machos) con un elevado grado de dominancia hacia otros perros, lo que dificulta la relación con sus congéneres, rasgo nada deseable en un perro de trabajo en equipo (trineo). Pero esto puede manejarse bien, si nos esmeramos en la socialización del cachorro con muchos otros perros, antes de la madurez sexual (6-7 meses), para mejorar al máximo sus aptitudes sociales y comunicativas, y darle el equilibrio y seguridad que necesita para que si el perro es dominante, no se crea con la necesidad de demostrárselo a todo el mundo. Un perro dominante pero seguro de sí rara vez se mete en peleas.

Como perro nórdico, ¿qué actividades se pueden hacer con un Malamute?

Con el malamute, la actividad más obvia y que debemos realizar a diario es caminar. No es solo sacarlo y sentarse en un banco, hay que andar a paso ligero cuanto más tiempo al día, mejor. Una variedad de esta actividad, muy útil en montaña, es realizarla colocando un arnés de tiro al perro, y amarrando la cuerda a un cinturón. En las subidas será muy agradable notar cómo nos ayuda, y apenas nos cansaremos en largas excursiones de montaña. Eso sí, cuidado en las bajadas.

Otra modalidad es esa misma manera de pasear, pero corriendo nosotros y el perro (cani-cross). La actividad por excelencia es el mushing, o tiro con perros de trineo. Es un perro lento pero constante y fuerte, por lo que hay que sacrificar velocidad por potencia. Un solo ejemplar puede muy bien arrastrar a un adulto en una bicicleta o carro ligero sin problemas. Es un deporte divertido y que requiere poca inversión si sólo tenemos uno o dos perros.

Eso sí, debido a la falta de velocidad en las competiciones más habituales (spring), no tenemos mucho que hacer salvo divertirnos y disfrutar de un circuito organizado, que no es poco. La situación puede mejorar sensiblemente en media distancia por su resistencia y constancia. Pero el mushing recreativo es una actividad muy gratificante y satisfactoria para ambos. También podemos realizar weight pull, o arrastre de carga, en la que con un arnés especial el perro debe desplazar en una corta distancia un carro con varios cientos de kilos. Siendo un perro potente, ésta es su actividad estrella.

Finalmente el agility es otro deporte que podemos hacer con nuestro Malamute, muy recomendable por cuanto mejora la comunicación perro-dueño, le permite demostrar que pese a su tamaño, es ágil y le gusta superar obstáculos, manteniendo cuerpo y mente ocupados, muy necesario en una raza inteligente y con un alto grado de actividad como esta.

Aquí vemos la opinión directa de una persona que conoce muy bien los Malamutes, una raza para disfrutar al máximo si queremos un perro activo y con carácter. Desde Es cosa de perros queremos agradecer a Irene Pérez su aportación que esperamos que os haya resultado de utilidad y deseamos mucha suerte a Proyecto Nórdico para encontrar esos dueños ideales.

3 Comentarios

  1. Jesus Leon
  2. Pati
  3. Audrei

Déjanos una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *