Juguetes interactivos para estimular y entretener a nuestro perro


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
perro jugando con pelota

Los juguetes interactivos son los que permiten que el perro se distraiga por sí mismo sin necesidad de que intervenga su amo. Su particularidad es que son huecos y disponen de unos orificios que permiten introducir comida para que el perro intente sacarla al interaccionar con ellos.

Tienen múltiples aplicaciones pues, a la vez que consiguen estimular la inteligencia del perro, evitan el aburrimiento y el estrés, ayudan a combatir la temida ansiedad por separación y consiguen que el perro satisfaga su necesidad natural de mordisquear.

Uso de los juguetes interactivos para perros

Es importante hacer un uso correcto de estos juguetes y, para ello, podemos preguntar a nuestro veterinario o a un adiestrador pero es importante saber que no hay que utilizarlos de forma indiscriminada y que hay que elegir el más adecuado de acuerdo al tamaño del perro. De lo contrario, perderían toda su efectividad. Por otro lado, no deben ser sustitutivos del juego con el amo; los perros necesitan jugar con su familia humana para estrechar lazos. Así que, nada de acomodarse.

Los juguetes de perro no deben ser sustitutivos del juego con el amo: EsCosaDePerros.com Haga clic para Tweet

Una de las ventajas que nos proporciona el uso de estos juguetes es que podemos dejárselos al perro cuando esté solo sin ningún temor. Eso sí, buscad los que estén fabricados con goma natural no tóxica. Son juguetes muy duros y, por lo tanto, muy resistentes lo que evita que el perro pueda romperlos en pedazos con el consiguiente peligro para su salud.

Evitan el aburrimiento y el estrés

Los expertos los recomiendan sin reparos, puesto que están diseñados para satisfacer el instinto de caza y captura (cuando se tiran al suelo rebotan para que el perro los persiga) y la necesidad de mordisquear, con lo que el animal desarrolla dientes y mandíbulas.
Al provocar su interés y mantenerlos entretenidos, conseguimos evitar el aburrimiento, el estrés y la masticación destructiva. Además, cada pedazo de comida que consiga extraer, será un premio por jugar con la herramienta adecuada.

Estos juguetes se presentan en distintos tamaños y nivel de dureza adecuados a las necesidades de cada mascota. Así, los hay para cachorros, adultos y perros con una buena mandíbula que requieren una mayor dureza. Los podemos encontrar en forma de cono o pelota, aunque estos últimos son algo más complicados porque el perro tiene que descubrir que hay que hacerlo rodar para sacar la comida.

¿Cómo rellenamos los juguetes?

Primero se introduce un alimento que sea irresistible para nuestra mascota pero que no pueda sacar. Así llamamos su atención y él sabrá que el juguete siempre tiene comida. Después, colocamos su comida habitual (normalmente bolas de pienso) y, al final, pondremos premios de fácil acceso (ojo a la cantidad diaria recomendada) para que los extraiga con facilidad y siga jugando sin desmotivarse.

Durante las primeras veces el alimento debe tener fácil acceso para que el perro se interese por el juguete. Después podemos hacer la tarea más complicada con distintas mezclas de alimento con lo que prolongaremos el tiempo de juego y potenciaremos su ingenio. Eso sí: nunca hay que introducir alimentos que sean perjudiciales para el animal; la base debe ser su comida habitual y algún premio especial.

 

7 Comentarios

  1. Juan Sanchez
  2. tsucahn
  3. Juan Guillermo
    • reveli
      • Juan Guillermo
  4. paty
  5. Delgado

Déjanos una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *