Cuándo y cómo premiar a un perro


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
premio para perro de hueso

Si mi perro hace algo correctamente, ¿tengo que premiarlo siempre? Es una de nuestra grandes dudas como dueños, junto con darle a nuestras mascotas casi cualquier cosa como premio cada vez que hacen algo bien o simplemente, nos agrada. Y depende del caso. Hay que valorar cada situación y saber cuándo y de qué manera debemos decirle a nuestro perro “lo has hecho bien” para que él entienda un “debo seguir por ese camino”.

La regla basica para premiar a un perro es tener claro que el premio se consigue por un esfuerzo o buen comportamiento. Y al mismo tiempo, no en todas las ocasiones podemos premiar a nuestro perro por haber hecho algo positivo, ya que podría crear un efecto adverso en su entendimiento y acostumbrarse a recibir premio por cualquier acción que haga, con lo que nuestra técnica de adiestramiento fracasaría más de una vez, ya que, al fín y al cabo, los premios son una potente herramienta para educar a nuestro perro.

Qué premios hay que evitar y por qué

Es una cuestión en la que insistiremos bastante respecto al tema. No se deben emplear como premios comida humana, en el sentido de que debemos ser más inteligentes y poder aprovechar las ocasiones para reforzar la salud del animal cuando tengamos que premiarlo. Evitaremos a toda costa los alimentos o potenciales premios menos “naturales”, tipo patatas fritas, pan o bollería industrial. Y cuando digo naturales me refiero al hecho de que un perro, por su naturaleza, no podría conseguir, como por el contrario, sí un trozo de carne.

De cualquier manera, tenemos que educar al perro en cuestiones de alimentación. Debe saber diferenciar cuál es su comida y cuál es la comida del dueño, dónde está su lugar y cuáles son sus horarios (temas que trataremos en profundidad en sucesivos posts). Los premios de perro están específicamente diseñados por los fabricantes, con distintos aromas, sabores, texturas y usos, ya que no es lo mismo un snack que un hueso para morder.

La ocasión perfecta para premiar

La mejor ocasión para premiar al perro es inmediatamente después de hacer lo que tú quieres que haga. Debe memorizar que su acción o conducta es correcta durante el proceso de entrenamiento, y debe entender a la perfección que es correcta porque tú, que eres su dueño, quieres que sea así, ahora y de esa manera. Si premias al perro unos segundos o minutos antes o después de su acción o comportamiento el perro se olvidará de lo que ha hecho, prestando atención a otros estímulos, como por ejemplo, su propia hambre natural o incluso una mosca, resultando en vano nuestra técnica para hablar con el perro y conseguir que nos entienda y obedezca.Una característica vital de los perros es que viven muy en el momento. Prestan atención al máximo detalle y en ello focalizan toda su concentración momentánea, que puede romperse con cualquier otro estímulo. No tienen la noción de lo que es pasado ni de lo que es futuro, sino del instante presente en base a su propio mecanismo de condicionamiento clásico. Junto a los primeros premios al aprender una acción, el premio debe completarse con caricias y mimos por parte del dueño, con un cariño especial con el que el perro entienda que no sólo se merece una recompensa, sino que estás de acuerdo con él y lo que ha hecho.

Los premios también deben repetirse en el tiempo cuando se ejecuta una acción correcta, a modo de “recordatorio”. Cuando pasa un tiempo en un aprendizaje asentado, se premia con comida al perro con menos frecuencia y más con cariños y caricias, gestos del dueño que transmiten esa sensación de haber actuado correctamente.

6 Comentarios

  1. martapereira
  2. Eduardo
  3. lisadia
  4. technoblue
  5. agusbl
  6. santos2004

Déjanos una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *