Cinco consejos esenciales para viajar en avión con tu perro


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
perro viajar con avion

Como se aproxima la época de vacaciones y los viajes son más habituales, seguro que a muchos propietarios de perros les surge la duda sobre cómo afrontar un viaje en avión con su mascota. Lo cierto es que cada día se ofrecen más posibilidades de alojamientos, y también para el transporte, aún así hay que valorar bien y, especialmente planificar, un viaje en avión con nuestro perro.

El traslado aéreo no es una situación muy agradable para ellos ni tampoco está exento de ciertas recomendaciones por parte de las compañías para su transporte. Así que, lo más idóneo es planificarlo con suficiente tiempo y lograremos que el viaje salga de forma placentera tanto para el animal como para su propietario. Vamos a repasar cinco consejos esenciales para viajar en avión con tu perro.

1. Antes del viaje en avión del perro

Como venimos comentando, un viaje en avión no es una situación demasiado agradable para el perro: suelen viajar solos, mucho tiempo separados, en jaulas y sin una comodidad excesiva por lo que puede producirles estrés. Para lograr minimizar las molestias podemos tener en cuenta que no podemos transmitirle nerviosismo o impaciencia en los días y horas previas. Mejor darle normalidad e intentar mantener la calma para no contagiarlo justo antes de partir.

También es conveniente que el perro vaya limpio, suele ser alguna de las exigencias de las aerolíneas. Recuerda que si es la primera vez o habitualmente se pone muy nervioso, podemos acudir al veterinario para que nos aconseje. A veces no son recomendables administrar medicamentos por la altura, pero sí puede facilitar algún relajante que le ayude a realizar el viaje más sosegado, que no dormido o sedado.

Y muy importante, justo antes de embarcarlo, sobre todo si viaja en bodega que es lo más común, dale de beber suficiente, durante el trayecto no tendrá esta posibilidad si se trata de un viaje corto. Tampoco es conveniente si la duración no es muy larga, que no le demos de comer antes de viajar, para evitar vómitos.

2. Documentación necesaria para viajar con perro en avión

Depende de si el viaje es nacional, a la Unión Europea o a otros países, puede variar la exigencia de cada estado para la admisión de animales. Aquí debemos andarnos con paciencia y obtener toda la documentación si no queremos encontrarnos con problemas a la llegada.

  • Viajes nacionales: al reservar el billete hay que aclarar que llevaremos nuestra mascota y la aerolínea nos informará de los requisitos. Pero básicamente necesitaremos tener la cartilla de vacunación y un certificado de salud emitido como máximo 10 días antes del viaje.
  • Viajes intracomunitarios: desde el 1 de octubre de 2004 hay un nuevo reglamento para el desplazamiento de animales domésticos en territorio de la Unión Europea. Para ello es necesario disponer del pasaporte correspondiente (expedido por un veterinario oficial que lo certifique), de un identificador del animal (microchip) y debe estar vacunado contra la rabia. Adicionalmente, debe tener una valoración de anticuerpos en un laboratorio autorizado (un análisis realizado 30 días después de la vacunación contra la rabia y seis meses como máximo antes), si vamos a viajar a algunos países como Reino Unido, Irlanda, Malta o Suecia, que así lo exigen.

En cualquier caso, en perro debe tener más de 3 meses para poder obtener el pasaporte.

pasaporte de perro

3. Viajar con nuestro perro en cabina

Es posible que podamos viajar con nuestro perro en cabina, si éste no sobrepasa los 6 kg de peso, incluida la jaula o contenedor de transporte. Algunas compañías como Iberia permiten hasta 8 kg. Es sí, el contenedor, transportín o jaula no puede superar las medidas de 50 × 40 × 25 cm (en otros casos puede ser 45 × 35 × 25 cm), aunque lo ideal es cerciorarse de las dimensiones exigidas con la aerolínea a la hora de reservar el billete. Es necesario que lo comuniquemos y hay que saber que tendremos que pagar por él, en un precio que varía según la compañía, tipo de vuelo, duración, etc. como si fuera un exceso de equipaje.

Algunas aerolíneas además extreman las exigencias para permitir que el perro viaje como equipaje de mano en cabina, como que esté limpio, que lleve bozal y tendrá que llevarlo a su lado sin entorpecer al resto de pasajeros. Además no podrá sacarlo de su jaula o contenedor en todo el viaje.

4. Viajar con el perro en la bodega del avión

Para el resto de perros, es decir, todos los que superen los 6 kg incluida la jaula (con excepción de los perros lazarillos), su lugar habitual para el transporte aéreo es la bodega del avión. También es esencial que lo comuniquemos a la hora de reservar y pagaremos el pasaje que estipule la compañía por ello.

Debemos estar tranquilos porque las bodegas están acondicionadas y controladas, el aire y la temperatura serán adecuadas.

Deben viajar en una jaula transportadora homologada, que bien podemos llevar nosotros (recomendable) o bien puede ser facilitada en el aeropuerto por la aerolínea. Es conveniente que la tengamos con antelación para que nuestro perro se acostumbre a pasar tiempo en ella y así no note cambios bruscos a la hora del viaje.

5. Jaulas acondicionadas y reglamentarias para el transporte de perros en avión

Como indicamos, para viajar en avión es obligatorio que el perro vaya en una jaula transportadora que debe estar perfectamente acondicionada y que cumpla con la reglamentación exigidas. Como que tenga recipientes para agua y comida, que disponga de las dimensiones correctas, que el cierre sea adecuado, que el suelo tenga capacidad de absorción pero sea impermeable al exterior, que tenga buena ventilación y, por supuesto, que esté perfectamente identificada.

Algunas aerolíneas exigen también que viajen con bozal y si el tamaño de la jaula excede el reglamentario (deberán permitir que el perro pueda ponerse de pie sin que sus orejas toquen el techo de la misma, pueda girarse y acostarse cómodamente), habrá que pagar por el exceso.

También hay que tener en cuenta que el número de jaulas está limitado según el tipo de avión, así que debe ser autorizado por la oficina de reservas.

Un último consejo es que intentemos esperar a facturar hasta justo antes de que se cierre el mostrador, para que podamos estar todo el tiempo con nuestro perro. Si se produce un retraso, podemos mantenerlo con nosotros. También podemos, una vez embarcados, comentarlo con la azafatas para que comprueben que todo va correcto y así nos tranquilizaremos.

Bueno, dicho esto, sólo queda volver a insistir en que es fácil viajar pero cumpliendo con unos requisitos que debemos tener en cuenta siempre.

7 Comentarios

  1. tsuchan
    • escosadeperros
  2. Eduardo
    • escosadeperros
  3. Maria Victoria
  4. Juan Polo
    • escosadeperros

Déjanos una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *