El calor y la pérdida del apetito en el perro


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
perros con calor

Ahora que se aproxima el verano y las temperaturas tienden a subir, a todos nos llega a afectar, incluso hasta en la pérdida de apetito. A nuestros queridos y fieles amigos los perros también les pasa. Lo sufren igual, aunque dependerá de las zonas, y de la raza y edad del animal. Así que es conveniente detectar esta disminución del hambre en el perro y saber cómo actuar.

Incluso en los perros más glotones, cuando llegan días consecutivos de altas temperaturas les veremos comer menos, al margen de que su comportamiento y actividad también se vean afectadas. Es importante que actuemos para evitar que al comer menos sufra carencias nutricionales, sobre todo si se alarga en exceso este síntoma de inapetencia.

Como detectar la razón de la falta de apetito

Sin embargo, no resulta difícil detectar cuándo nuestro perro pierde el apetito por el calor. Se les nota menos activos, más somnolientos y especialmente menos entusiastas con la comida. Claro que hay casos en los que ni siquiera el calor les afecta. Son razas o simplemente ejemplares a los que las altas temperaturas no alteran su apetito. Pero es habitual que en verano muchos propietarios acudan al veterinario porque aprecian al perro desganado.

En realidad, no les está afectando ninguna enfermedad (aunque no está demás una visita rutinaria por si acaso), simplemente comen menos y tienen menos vitalidad de la habitual.

¿Qué debemos hacer en caso de pérdida de apetito en el perro?

Como digo, es esencial que cuando ingieran menos alimento no se reduzca el consumo de los nutrientes esenciales. Comer poco no debería ser igual que estar desnutrido y con carencias de proteínas y minerales. Así que optar por un alimento completo es una buena elección.

Si elegimos comida húmeda, la que viene enlatada, debemos procurar no dejarle esta comida mucho tiempo en su escudilla si no se la come, puesto que con el calor esta comida se estropea con mayor facilidad. El alimento seco es una buena opción, ya que resiste mejor al calor sin afectarle a su composición.

Una buena medida, y dado que la comida húmeda posee una textura y olor que suele serles muy atractivo, es combinarlo con el seco. El día que lo veamos menos apetente, se le puede ofrecer una pequeña ración para estimularlo.

El agua: fundamental

perro bebiendo

Por supuesto, no nos podemos olvidar del agua. Fundamental siempre y más cuando el calor aprieta. Sin embargo, también con el calor puede que apreciemos que bebe poco. Esto es quizás debido a que el agua no está en las condiciones adecuadas.

Cuidemos de cambiarla más a menudo y si notamos que se ha recalentado, mejor le reponemos agua fresca (que no fría), para que la pueda beber con más frecuencia y no se deshidrate. También podemos invitarle a beber cambiando su recipiente habitual, para estimularlo y procurar que descanse en un sitio fresco.

Pero si, a pesar de todo, apreciamos que nuestro perro no se encuentra bien, lo mejor es acudir al veterinario.

4 Comentarios

  1. humarojo83
  2. Audrey
  3. Lorena
  4. Kyrina

Responder a Lorena Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *